Bitcoin: entrevista completa de "Muy Interesante"

En el número de octubre de 2015 de la revista en papel Muy Interesante dedican un dossier a ideas que han cambiado o van a cambiar el mundo y entre ellas decidieron incluir a Bitcoin. Para ilustrarla, Roger Corcho realizó una entrevista a Miguel Vidal, CEO de FLOSSystems y buen conocedor de Bitcoin. A causa del pequeño espacio que finalmente destinaron a Bitcoin en el reportaje (puede consultarse aquí), apenas aparecen unos fragmentos de la misma. Lo que sigue es el contenido completo de dicha entrevista.

¿Crees que la criptomoneda será la moneda del futuro?

No dispongo de una bola de cristal. Lo que sí puedo decirte es que ya en el presente es apreciada como medio de pago con extraordinarias propiedades e incluso como reserva de valor. Posee casi todas las características que los economistas atribuyen al buen dinero, como su escasez, durabilidad, divisibilidad, facilidad de transporte y almacenamiento; es fungible, se puede transferir de forma casi instantánea a cualquier parte, no es falsificable ni manipulable ni puede ser confiscado por gobiernos o instituciones. Es el germen del dinero perfecto.

¿Qué puede suponer que exista una criptomoneda fuerte y de uso diario en el intercambio comercial para los Estados? ¿Los Estados serán entidades cada vez más inútiles?

Posee innumerables ventajas derivadas de evitar el monopolio del dinero, la manipulación y la voracidad confiscatoria con la que los Estados y los organismos financieros internacionales someten a sus ciudadanos. En particular evita la tradicional manipulación del dinero por parte de los Gobiernos, a través de periódicas devaluaciones y de la inflación. Permite protegerse mediante el anonimato (si así lo desea el usuario) y mantener la privacidad entre particulares. Hace imposible los corralitos y la confiscación. Permite al usuario ser su propio banco y no tener que confiar sus ahorros a terceros. Protege a los comerciantes del fraude con tarjetas de crédito y de las altas comisiones. También provee de una herramienta sencilla (basta un móvil), avanzada y segura y sin apenas comisiones a economías no bancarizadas que sufran las comisiones leoninas a la hora de enviar remesas o bien no disponen de servicios financieros porque las entidades (bancos, tarjetas de crédito...) no les interesa operar en países periféricos. En resumen, devuelve el poder y la libertad de elegir a la sociedad civil en un ámbito esencial para la cooperación, el desarrollo y el bienestar.

De entre todas las criptomonedas existentes, ¿crees que alguna se va a imponer? Hay bitcoins, pero también hay hayeks –que dependen del patrón oro.

El tiempo lo dirá. Bitcoin tiene mejores papeletas para ganar esta carrera por ser la primera, la que más se beneficia de la competencia entre mineros y del efecto red (esencial para la seguridad de las transacciones) y porque la mayoría de criptomonedas alternativas son meras réplicas del código original de bitcoin con cambios poco significativos. Si aparecen nuevas mejoras, podrán incorporarse a Bitcoin a través de las llamadas sidechains. Respecto a quienes ofrezcan respaldar sus monedas con bienes físicos, como el caso del hayek, es una buena opción para un perfil de inversor que busca garantías de respaldo. Existe una saludable competencia tecnológica y monetaria de la que saldremos todos beneficiados. La clave es que no hay curso forzoso, el usuario es libre de elegir lo mejor para él, nadie decide por él ni manipula sus bienes. Será bitcoin o será otra cosa, pero la tecnología descentralizada e inmutable de la cadena de bloques está aquí para quedarse.

¿Ves algún otro cambio relevante que puede definir los intercambios comerciales en un futuro próximo?

Tanto comerciantes (bajas comisiones y seguridad ante fraudes y repudios) como usuarios (especialmente de países no bancarizados o con alta inflación) se beneficiarán de su adopción. La verdadera innovación tecnológica es la cadena de bloques, es decir, la tecnología descentralizada que subyace a Bitcoin. La moneda es solo su primera manifestación.

Dices que lo auténticamente disruptivo es la cadena de bloques y la tecnología descentralizada (y el bitcoin es una manifestación de esto). Si me pudieras aclarar un poco más este punto sería estupendo.

La blockchain es la principal innovación tecnológica de Bitcoin. Es la base de datos distribuida que comparten todos los participantes en la red y que confiere a Bitcoin sus propiedades únicas: gracias a ella las transacciones quedan registradas, son seguras, irreversibles y públicas sin necesidad de confiar en la otra persona o en un intermediario (un banco o un notario). Su propósito es general, como una inmensa hoja de cálculo, así que en las transacciones de la cadena de bloques podremos registrar e inventariar cualquier tipo de propiedad física o digital, no solo monedas, sino casas, coches o dominios de Internet sin precisar de registradores, notarios o abogados. Sin posibilidad de repudio o falsificación y con cualquier propósito, no solo financiero. Por ejemplo, ya existe una cadena de bloques aplicada a los dominios de Internet (los .bit), que se convierten en completamente imposibles de censurar por los gobiernos.

Además, la cadena de bloques de Bitcoin posee una propiedad poco conocida por el gran público porque aún ha sido poco utilizada, pero lo que será en el futuro: un lenguaje de scripting propio que permite ejecutar programas. Esto es lo que se llama "contratos inteligentes" y revolucionarán también la forma tan precaria y poco fiable en que actualmente entendemos los acuerdos comerciales y legales, que casi no han variado desde el Derecho Romano y que obliga a fiarse de una autoridad. El hallazgo de Bitcoin es haber conseguido un entorno de transacciones seguras sin necesidad de tener que confiar en la buena fe o en la honestidad del resto de la red. Hay que ver a Bitcoin (o más exactamente a su tecnología, esto es, la cadena de bloques), como una infraestructura sobre la que construir aplicaciones y usos que están aún por definir. Son los albores de una revolución increíble. Es algo así como era Internet en 1994, era difícil anticipar los usos actuales, sabíamos que sus posibilidades eran inmensas aunque su uso de entonces eran simples páginas estáticas y correo electrónico...

Y por último: ¿invertir en bitcoins o en otra criptomoneda puede ser una buena inversión en la actualidad?

Depende del perfil de inversor. Actualmente, a causa de su volatilidad, es una inversión de riesgo y al mismo tiempo una oportunidad extraordinaria para quien tenga conocimientos de "trading" y conozca los fundamentos de Bitcoin. El "trading" es su faceta más llamativa por la atención que le han prestado los medios, pero quizá la menos interesante en términos prospectivos. Bitcoin es una nueva infraestructura sobre la que construir aplicaciones, totalmente disruptiva y solo comparable a lo que supuso en su momento la irrupción de Internet, la Web o el ordenador personal. La cadena de bloques va mucho más allá de sus aspectos monetarios o financieros y puede revolucionar nuestro mundo de una forma que ahora cuesta imaginar: se trata de un nuevo paradigma que puede reconfigurar totalmente la actividad social, permitiendo el descubrimiento y transferencia de unidades discretas de cualquier tipo de bien, sea físico (propiedades, casas, coches) o intangible (contratos inteligentes, dominios de Internet, votaciones, derechos de autor, identidad, datos de salud, etc.) y, potencialmente, facilitar la coordinación de toda la acción humana a una escala mucho más grande y eficiente de lo que ha sido posible antes.

Si deseas más información, puedes consultar las transparencias de nuestra presentación sobre Bitcoin.